Entre algoritmos, estadísticas, estrategias, tácticas de guerra y manifestaciones vemos nuestro país envolverse en esa dinámica, siempre he creído en el trabajo duro en servir y aportar desde donde estés el tema político, aunque es neurálgico e importante no es un tema que me apasiona, cumplo con mi deber como ciudadana y elijo a quien entiendo puede hacer un buen trabajo para mejorar nuestro país desde la conciencia y el corazón, no desde los bolsillos porque no es ni ha sido mi interés.

Sin embargo, porque traigo este tema porque quiero mostrarles como dejamos marca y esta marca aun no la notemos dejan huellas en la gente y el lema “No es lo que me dijiste es como me hiciste sentir”.

Conocer la propuesta de valor de cada candidato como marca presidencial nos ayuda a conectar, conocer su historia, su recorrido, sus aportes, sus reconocimientos, sus valores, su entorno, ver con quien se relaciona nos ayuda crear un panorama para poder definir si eso es lo que deseamos para nuestro país.

¿He crecido con la frase de que en mi país “La gente olvida” y no es cierto, la gente recuerda y conoce detalles, sabe lo que busca y lo que quiere, ¿mi pregunta es lo hacen pensando en su bienestar temporal o en el bienestar de tener un país próspero y equitativo? No lo sé eso ya es cosa de cada quien.

Bueno para no meterme profundo regreso “La Credibilidad” es y será la presidenta de tu marca personal, es la única que te ayudara a que otros confíen en ti, te sigan, y defiendan tus ideales por la coherencia que demuestras en cada acción, lo se somos humanos y podemos equivocarnos, pero en el área empresarial o política eso es dañar la marca personal y a su vez perder considerablemente REPUTACIÓN y POSICIONAMIENTO.

He visto cada noticia, cada opinión de personas del medio, poco conocidas pero con grandes seguidores y siempre trato de mirar el trasfondo veo quien es su familia, si su espos@ vive del gobierno, si tiene intereses en otros partidos y a partir de ahí empiezo a construir mi percepción de marca de esas personas, debemos cuidar cada detalle es lindo apasionarnos con el deporte, con las buenas acciones, con causas sociales que generen un cambio, pero comentar y hablar de temas neurálgicos donde en si andamos buscando influenciar o generar una reacción para interés propio también puede dañar tu marca.

Para mi el verdadero algoritmo de marca personal es “La Credibilidad” y esta se construye con el tiempo, con paciencia, con coherencia, con acciones reales, sin historias creadas, pero si con historias vividas, vivimos en una isla, pero nuestras marcas son un patio, cuidemos, cultivemos, colaboremos, y sirvamos desde ese lugar mostrándonos tal cual somos en las redes y en nuestro entorno.

El secreto del algoritmo se llama La credibilidad.

  1. Actuar de acuerdo a tus principios y valores.
  2. Hacerlo así ello afecte tus ingresos o tu popularidad. Saber que tu reputación y tu prestigio dependen de esa confianza.
  3. El prestigio, sin embargo, se logra gracias a un récord consistente de acciones y logros reales. No se sobre-venden.
  4. Los profesionales con credibilidad trabajan con seriedad, rigor y disciplina. “Hacen su tarea” y se preparan muy bien cuando se trata de ejercer su especialidad o su trabajo.
  5. Respetan sus promesas y compromisos, incluso cuando hacerlo les cuesta dinero u oportunidades de seguir ganando. No se desdicen ni cambian de opinión a la ligera. Cumplen su palabra.
  6. Son coherentes. Tienen los mismos valores para sus vidas personal y profesional. Es decir, no tienen doble discurso ni hay incoherencias entre lo que predican y lo que hacen.
  7. Son leales. La gente que valora su credibilidad no vende sus lealtades al mejor postor ni tampoco compromete la reputación de otros -gratuitamente- chismeando ni mucho menos calumniando. No dejan de lado a sus amigos cuando estos ya no están de moda ni cuando son criticados por otros injustamente.
  8. Reconocen los créditos ajenos. No se toman los méritos de otros para sí mismos. Saben reconocer el éxito de otros sin que esto los haga sentirse menos importantes o valiosos.
  9. Dicen la verdad. Las personas que valoran su credibilidad tienden a no dejar de hacer lo correcto pese a que ello los haga temporalmente impopulares. Son honestos y transparentes, y no mienten ni tampoco acomodan los hechos a su favor, aunque eso les resulte práctico o conveniente.
  10. Cuentan su historia desde la realidad y reconocen con integridad cuando han cometido algún error y lo resarcen.

Siempre veamos más allá no nos limitemos, no nos apasionemos, el algoritmo puede ser cualquiera, pero la huella de marca personal que dejas es solo una esa no cambia de configuración, no es imitable y si la has construido, cultivado y cuidado durante años no hay manera que la usen para dañarte. Construye tu marca personal y que las acciones que ejecutes hablen por ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *